jueves, 6 de septiembre de 2018

CRÍA HIJOS SIN LÍMITES Y TE “SACARÁN LOS OJOS”. LA GRAN IMPORTANCIA DE UN “NO” A TIEMPO

Parte de criar a tus hijos no necesariamente debe ser el cumple hacerlos en todo y muchas veces nosotros pecamos en esta actividad pues queremos que estén contentos en todo momento y se nos olvida que de esta forma podemos malcriarlos.

Ser papá o mamá no es fácil. No hay manual y aunque ya tengas experiencia, cada niño es un mundo diferente y es un comenzar a aprender todos los días.



Tampoco hay garantías, lo que en un caso puede resultar útil en otros no.
Puede incluso llegar a ser agotador, tanto física como mentalmente. Su energía puede ser inacabable y sus ansias de investigar y saber de todo los puede poner en problemas.
Los padres deben permanentemente estar atentos y vigilantes, de manera a poder encauzar sus energías adecuadamente. Este proceso es complejo y requiere un adecuado uso de los SI y de los NO para que todo resulte como debe ser.
Los límites
En el proceso de educación de un niño, ocupa una parte importante ponerle límites. Muchos padres no dicen nunca “NO” a sus hijos y siempre complacen los deseos sin discusión. La finalidad es que sean siempre niños felices y satisfechos.

A los niños no les gusta recibir un “NO” y pueden ser muy hábiles para manipular emocionalmente a sus padres. Saben perfectamente cómo comportarse para alterarlos y así conseguir lo que desea.



Decir “SÍ” luego de una crisis de llanto o un episodio de pataleos o berrinches es un gran error. Muchos padres y madres piensan que si no ceden en ese momento es un acto cruel y algunos se sienten culpables por no ceder ante sus exigencias. Pero ocurre exactamente lo contrario: si se cede en ese preciso momento, el niño aprende que cuando quiere algo sólo tiene que llorar y portarse mal. Así, sus padres terminen diciendo “SÍ” a sus deseos y necesidades.
Este es un proceso lento y de ensayo y error: con el tiempo, los niños sabrán perfectamente hasta dónde y de que manera pueden presionar para conseguir lo que quieren. De esta forma, se hacen dueños de la situación.
Aunque la propia palabra “limites” puede entenderse como algo negativo, incluso una forma de dominación sobre los niños, la realidad es que de esa manera los estamos guiando por el buen camino y facilitando su desarrollo y crecimiento personal, no es sino enseñarles, además de evitar posibles peligros
Si los límites no se aplican, se crea una falta de respeto a los padres y a la autoridad en general. Si ellos logran eludir permanentemente los NO, podemos llegar a tener niños manipuladores, impertinentes, poco colaborativos y agresivos. Con el tiempo y si la forma de manejarse persiste, pueden llegar a ser adolescente que no pueden controlarse y pocos tolerantes a la frustración.
Lo difícil es, por supuesto, cómo aplicar los límites. Nadie nace sabiendo educar o criar a un hijo y ser padre no te da la sabiduría.
Sabiendo que en esto no puede haber manuales, te damos algunos consejos y tips que te servirán como guía. Decir NO es una habilidad que se puede aprender.
1 Conserva siempre tu objetividad, marca las normas de manera bien concreta. Frases como “pórtate bien” son confusas y ambiguas, dile exactamente qué quieres que haga, con oraciones cortas y palabras sencillas, adecuadas a su edad: “Habla bajito en el hospital”, “Toma mi mano para cruzar la calle”, “En la sala no se juega a la pelota”.
2 Da opciones para decidir cómo obedecer tus órdenes. Por ejemplo, al vestirlos diles: “¿Quieres elegir tu ropa o lo hago yo”. De esta manera, haces que él sienta que tiene el control, pero finalmente termina haciendo lo que queremos y además, aprende a tomar sus propias decisiones dentro de los límites fijados.

3 Conserva siempre tu firmeza, lo que no significa gritar cuando no obedece. Habla con voz firme y un rostro serio. Esto significa también que las reglas importantes no se discuten: si la hora de dormir es a las 20 horas todos los días debe ser igual. Cuando sean un poco más grandes, ciertas cosas pueden negociarse (la hora de llegada por ejemplo) pero siempre dentro de los límites que tú fijes.
4 Convéncete interiormente que lo que estás haciendo es lo correcto y lo mejor para tu hijo. De esta manera, no sentirás culpa por sus llantos y el mal momento.
5 Practica, es una habilidad que como cualquier otra puede aprenderse para hacerla de la mejor manera. Al principio te resultará más difícil, pero luego lo harás mejor. Además, es normal que cada vez sean menos los problemas, porque el niño aprenderá que hay alguien dispuesto a poner los límites.
6 No temas a la confrontación con tu hijo. Ten en cuenta que cuando el niño llora o se porta mal, solo está probando hasta dónde puede llegar. Es importante que no te alteres ni cedas y simplemente muestres indiferencia, pronto el niño se tranquilizará.
7 Los momentos de tensión cuando dices “NO” son de gran importancia para el futuro del niño, ya que así aprenderán a manejarse cuando les lleguen las inevitables situaciones similares al ser más grandes. Esto le servirá tanto en las relaciones con sus pares, con los docentes y más adelante, en el entorno laboral y profesional.

8 Tus cambios de opinión ante alguna circunstancia pueden ser un arma de doble filo. Si ya dijiste “NO”, mantente en esa decisión. De no hacerlo, crearás el precedente peligroso de que en un futuro todo lo que se diga puede cambiarse. Estarás haciendo más mal que bien y esas lágrimas de ahora traerán muchos beneficios en el futuro.
9 Sé razonable y coherente: no digas “NO” simplemente por decir y no digas cosas diferentes ante las mismas situaciones, eso creará confusión en el niño y mina tu autoridad.
Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, queremos que nada les pase y que sean felices. Deseamos firmemente que nunca tengan problemas ni sinsabores, pero eso es imposible. Nuestra misión como padres es formarlos para que puedan enfrentar esos momentos, dándoles las armas desde su más tierna infancia: así les quedarán grabadas para siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

UNETE A NUESTRA COMUNIDAD


 
Copyright © . ★★ MUNDO MEDICINAL ★★ - Publicaciones · Comentarios
Creado por: Mejora Tu Vida ·