jueves, 25 de octubre de 2018

El significado emocional de cada vértebra y su correspondencia con el dolor

La espalda, formada por nuestras 33 vértebras, es el eje más importante del cuerpo que nos ofrece vida y resistencia, y sobre la cual, en ocasiones, añadimos un peso “extra” con nuestras emociones negativas.


La espalda está formada por 33 vértebras, sostenidas por un sistema de músculos y ligamentos, que ofrecen flexibilidad y estabilidad. Ella es en realidad el eje más importante del cuerpo, un pilar óseo y muscular que nos ofrece vida y resistencia, y sobre la cual, en ocasiones, añadimos un peso “extra” con nuestras emociones negativas.

Es muy frecuente que las tensiones, el estrés y las sobreexigencias hagan que suelan dolernos distintas partes de la espalda. Además, como las emociones se conectan con los dolores físicos, muchas veces éstos están vinculados con cargas, presiones, problemas de apoyo o inestabilidad.

Una parte fundamental al tratar dolores de espalda es comprender la influencia emocional
La influencia de nuestras emociones negativas, tensiones y el estrés acumulativo tiene un impacto directo sobre el dolor de espalda.

Zona cervical

La parte superior de la espalda corresponde a la región del corazón y al centro energético cardíaco. Los dolores de espalda en esta zona se refieren a las primeras fases de la concepción, a las necesidades de base y a la estructura más fundamental del ser. Las 7 vértebras cervicales se refieren a la comunicación y al grado de apertura frente a la vida.

Vértebras Cervicales


C1 : es la primera vértebra cervical que se llama el ATLAS y sirve de soporte a la cabeza. El dolor puede venir dado por preocupación, miedo, desesperación frente a la vida, negatividad, dificultad en expresar emociones. Un mal estado de C1 se acompaña generalmente de dolores que afectan la cabeza, el cerebro, el sistema nervioso, etc.

C2 : la segunda vértebra cervical trabaja en estrecha colaboración con C1. Se la llama AXIS. Es el pivote que permite a C1 moverse. C2 está conectada con los principales órganos de los sentidos, es decir los ojos, la nariz, las orejas, la boca (lengua). Por esto estarán afectados éstos cuando C2 tenga un malestar.

C3 : la tercera vértebra cervical C3 es una eterna solitaria. A causa de su posición, no puede contar con nadie o trabajar en cooperación con otras vértebras. Si la C3 no se encuentra bien, puede haber tendencia al aislamiento y conllevar a daños en rostro (piel, huesos o nervios) así como en las orejas y los dientes.

C4, C5, C6 : las vértebras cuarta, quinta y sexta cervicales se ubican al nivel de la tiroides y están en estrecha relación con ésta. Juega un papel mayor en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier desarmonía en lo que a comunicación se refiere. Frecuentemente aparecen dolencias que afectan todo el sistema de comunicación verbal: boca, lengua, cuerdas vocales, faringe, etc., y todas las partes del cuerpo que se sitúan entre el nivel de la boca y de los hombros pueden estar afectadas.

C7 : la última vértebra cervical C7 está influenciada altamente por todo el lado moral, creencias y el lado espiritual también. Si vives en armonía con las leyes de la naturaleza, si escuchas los mensajes que tu cuerpo te manda y la vida en general, C7 va a funcionar mejor. De forma contraria, C7 puede reaccionar fuertemente y afectar manos, codos y brazos que podrán inflamarse o tener dificultades en moverse.

Zona dorsal


La zona dorsal es la región central de nuestra columna vertebral, justo debajo de las paletillas. Esta zona es la que la mayoría de la gente suele inclinar hacia adelante, con la sensación de llevar un gran peso sobre la espalda.
La parte central de la espalda representa la gran región torácica del cuerpo comprendida entre el corazón y las vértebras lumbares. Es una región de culpabilidad emocional y afectiva.

Vértebras Dorsales



D1 : la primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando vas hasta tus límites bien sea en el trabajo, en el deporte, en suma, en todas las situaciones en que vas hasta el final de tus fuerzas mentales, físicas o emocionales. Un mal estado de D1 puede traer dolencias en cualquier parte de tu cuerpo situada entre los codos y la punta de los dedos así como dificultades respiratorias (tos, asma, etc.) así como un rechazo a tu entorno.


D2 : la segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando tu emotividad esté afectada, por ejemplo, cuando acumulas y ahogas tus emociones. Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones.

D3 : la tercera vértebra dorsal D3 está esencialmente relacionada con los pulmones y el pecho. Suele afectar a personas con tendencia a juzgar cualquier persona o situación.

D4 : la cuarta vértebra dorsal D4 se refiere a los placeres, a los deseos, a las tentaciones frecuentemente insatisfechos. A veces nuestras esperas son desmesuradas, carecen incluso de realismo y por tanto te afectan al no verlas realizadas. Cuando D4 está afectada, también puede tener una dificultad con la vesícula biliar.

D5 : la quinta vértebra dorsal D5 se puede afectar al encontrarte en una situación en que tienes la sensación de perder el control. Se debe observar que el mal estado de D5 frecuentemente está acompañado de diversos malestares afectando el hígado y la circulación sanguínea.
D6 : la sexta vértebra dorsal D6, va a reaccionar cuando te criticas y juzgas severamente. Puedes haber sido educado en un entorno muy estricto en el cual los valores y las líneas de conducta debían seguirse al pie de la letra. Una D6 en mal estado se suele acompañar de malestar al nivel del estómago.
D7 : la séptima vértebra dorsal D7 reacciona cuando te empujas al límite en las cosas que debes hacer, sin escuchar a tu cuerpo cuando necesita descansar o relajarse.
D8 y D9 : las octava y novena vértebra dorsal D8 y D9 se ubican a la altura del diafragma y están estrechamente vinculadas. Por esto, se tratan juntas. Se afectan principalmente cuando vives una inseguridad debido a un miedo de perder el control en una situación o con una persona. Una D8 lastimada puede acompañarse de dolores del diafragma y el bazo (incluyendo los trastornos de la sangre) mientras que D9 en mal estado estará acompañada de alergia o de un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales o de urticaria.
D10 : cuando la décima vértebra dorsal D10 está afectada, esto suele reflejar una profunda inseguridad frente a la cual te sientes sin armas, sin recursos. Una D10 en mal estado se acompaña frecuentemente de dolores en los riñones, reconocidos como la sede del miedo.
D11 : las anomalías en la onceava vértebra dorsal se hallan también cuando tu sistema nervioso tiene dificultad en funcionar. Las dolencias en la D11 se acompañan frecuentemente de dolores en los riñones así como de enfermedades de piel (eczema, acné, etc.).
D12 : la doceava vértebra dorsal está afectada sobre todo cuando vives en un lugar cerrado. Una afección en el nivel de la D12 se acompaña frecuentemente de males intestinales, dolores en las articulaciones, una circulación linfática deficiente y así a veces afecciones en las trompas de Falopio.

- El rio  de Agua Azul Turquesa más Hermoso de Mexico


0 comentarios:

Publicar un comentario

UNETE A NUESTRA COMUNIDAD


 
Copyright © . ★★ MUNDO MEDICINAL ★★ - Publicaciones · Comentarios
Creado por: Mejora Tu Vida ·